MUNDO DEL PEZ PANGASIUS



Acuacultura de Tilapia y Pangasius; Un Avalúo Comparativo



Durante los últimos quince años la producción derivada de la acuacultura ha crecido rápidamente sumándose a la oferta de productos provenientes de las pesquerías de captura tradicionales.

Ya para el 2010 FAO proyecta que la contribución de la acuacultura suplantará a las pesquerías de captura como el abastecedor principal de productos acuáticos.

Intrínseco a este rápido crecimiento ha sido la aparición en los mercados globales de dos especies tropicales de agua dulce, la Tilapia (principalmente Oreochromis niloticus) y el Pangasius, (Pangasius hypophthalmus), como nueva fuente de pescado blanco.

Ambas especies son de origen tropical y se caracterizan por tener atributos positivos como facilidad para la reproducción, adaptabilidad al cultivo intensivo, aceptabilidad de alimentos sostenibles de bajo aporte, resistencia a una calidad de agua deficiente, y una amplia aceptabilidad de los consumidores.

Sin embargo, aspectos específicos de su reproducción, manejo y mercadeo difieren.

Un avalúo de la Tilapia y el Pangasius es útil para identificar similitudes y diferencias y proveer así un medio de comparación cuando se considere la producción acuícola de alguna de estas dos especies.

 La Tilapia y el Pangasius ambos presentan cualidades excelentes como especies sostenibles para la acuacultura tropical.

El rango geográfico para el cultivo de estas especies es idéntico e incluye las áreas tropicales donde existan recursos hídricos apropiados.

La producción mundial de Tilapia ha sobrepasado los 2.5 millones de toneladas métricas (TM) mientras que la producción de Pangasius, solo en Vietnam, llegó a 1.2 millones de TM en el 2008. Se espera que la producción de ambas especies siga en aumento en el futuro.


Desde su introducción en la acuacultura a principios de los 1950, las Tilapias han sido sometidas a un alto grado de investigación. Varias especies con valor comercial han sido introducidas por todas las regiones tropicales.

El uso generalizado de la hormona metiltestosterona (MT) para conseguir la producción de alevines masculinizados ha sido un factor primordial para el desarrollo del cultivo de Tilapia en el mercado global de materias primas.

También la selección genética de líneas mejoradas ha incrementado los rendimientos y mejorado la calidad del producto.

 El Pangasius emergió como una especie de cultivo importante en los 1990s, y hasta la fecha no ha conseguido un nivel similar de introducción ni de investigación fuera de las regiones del Sureste Asiático.

El uso de métodos hormonales para la inducción al desove ha sido el factor principal que ha permitido el rápido desarrollo del cultivo de Pangasius y su aparición global como producto acuícola de gran importancia.

Aún existen muchas oportunidades para mejorar su cultivo, potencialmente como resultado de trabajos de hibridación, selección genética de caractéres deseados, y su introducción a otros lugares propicios para su cultivo.

Reproducción y Producción de Alevines La Tilapia y el Pangasius difieren marcadamente en sus estrategias reproductivas.

Las Tilapias son incubadores bucales y se pueden propagar naturalmente en ambientes acuáticos tropicales diversos. Algunos de los aspectos reproductivos incluyen una maduración precoz, desoves frecuentes, cuidado parental largo, y la no dependencia en un alimento especializado de los alevines.

Asociado a estas características es la fecundidad relativamente baja de las hembras y el costo energético y beneficios del cuidado parental.

Mientras estos atributos facilitan la producción de alevines bajo condiciones controladas también pueden propiciar la reproducción indeseable en las unidades de producción de engorde, resultando en una sobrepoblación con sus consecuencias negativas sobre todo en cultivos de poblaciones mixtas.

Las hembras reproductoras de Tilapia normalmente pesan de 300 g a 800 g y producen 1 huevo / g de peso corporal.

Los machos y hembras reproductores se mantienen en estanques pequeños o encierros.

Los huevos fertilizados o los alevines recién eclosionados son colectados y criados bajo condiciones controladas donde reciben alimento tratado con MT durante unos 28 días.

 Esta técnica resulta en un alto porcentaje de alevines machos que son usualmente transferidos a estanques de producción de juveniles antes de su siembra final en unidades de engorde.

La supervivencia de los alevines es normalmente alta asumiendo un manejo apropiado y evitando la aparición de infecciones bacterianas o parasíticas catastróficas.

La producción de alevines masculinizados requiere un incremento en la mano de obra así como mayores destrezas en el manejo del laboratorio y la utilización de alimento tratado con MT.

El Pangasius requiere de 2 a 3 años para alcanzar su madurez sexual.

Un pez adulto puede llegar a pesar los 20 kg y vivir unos 20 años. Antes de alcanzar la madurez sexual los machos y hembras crecen a tasas similares y no es necesaria la segregación sexual durante la fase de engorde durante el cultivo.

Los reproductores desarrollan sus gametos mientras están en los estanques y son alimentados con balanceados comerciales, pero no se reproducen naturalmente.

La ovulación inducida hormonalmente y el ordeño manual de huevos y esperma es requisito para reproducir la especie en cautiverio.

El Pangasius es altamente fecundo y una sola hembra puede producir más de 50,000 huevos / kg por desove. En Vietnam, las hembras pueden desovar hasta cuatro veces durante la estación reproductiva.

Los huevos eclosionan en 24-30 horas y las larvas empiezan a alimentarse 24-30 horas mas tarde.

Aunque las larvas de Pangasius se pueden criar en tanques se obtienen mejores resultados cuando se utilizan estanques fertilizados para promover la producción del zooplancton.

El desarrollo de poblaciones adecuadas de zooplancton del tamaño apropiado es el factor más crítico para aumentar la supervivencia de las larvas que empiezan a aceptar alimento en polvo a los 5-7 días. Juveniles de 2.5-4.0 cm se pueden producir en 30 a 40 días.

La producción masiva de alevines de Tilapia reversados sexualmente requiere de más mano de obra y aportes técnicos que la producción de alevines de Pangasius.

 El porcentaje de supervivencia de alevines de Tilapia bajo condiciones de cultivo exitosas, particularmente si se evitan episodios de enfermedades, es normalmente más alto que el de los alevines de Pangasius criados en estanques bajo condiciones naturales.

La fecundidad más alta del Pangasius permite obtener rendimientos potenciales de alevines más altos por biomasa de reproductores comparado a las Tilapias.

 Las técnicas de reproducción y producción de alevines para ambas especies están probadas y son exitosas por lo que no representan ningún obstáculo limitante para la futura expansión de sus respectivas industrias.

 Producción y Rendimientos La producción comercial de Tilapia y Pangasius se realiza principalmente en estanques y jaulas.

Los rendimientos de Tilapia en estanques manejados en forma intensiva con aireación, recambio de agua y alimento comercial están en un rango de 8-15 tm / ha.

Alevines todos machos se siembran a densidades de 1-3 peces / m2 y se cultivan durante 5-12 meses antes de su cosecha a los 500 – 1000 begin_of_the_skype_highlighting              500 – 1000      end_of_the_skype_highlighting g. Los alevines de Pangasius se siembran a densidades más altas de 60 – 80 peces / m2 y se cultivan durante 6 – 8 meses hasta llegar a 1 kg de peso.

La producción intensiva de Pangasius en estanques puede llegar a producir rendimientos de 250 – 300 tm / ha.

Estos rendimientos tan impresionantes son en parte posibles a la habilidad del Pangasius a asimilar oxígeno atmosférico a través de la vejiga natatoria y no depender totalmente de la respiración a través de las branquias.

Esta adaptación confiere una ventaja distintiva al Pangasius como una especie apta para el cultivo intensivo.

La demanda de oxígeno generado por el Pangasius es provista en gran parte por el oxígeno atmosférico y reduce la demanda total de oxígeno disuelto en el ambiente del estanque.

La aireación y el recambio de agua utilizados en los estanques de Pangasius son principalmente utilizados para evitar el deterioro ambiental en vez de como método para asegurar la supervivencia de los peces.

La producción de Tilapia y Pangasius en jaulas se practica en lagos o ríos.

Debido a los mayores volúmenes de agua disponibles los factores limitantes desde el punto de vista de calidad del agua son menores.

Las densidades de siembra para Tilapia normalmente están en el rango de 100 a 400 peces / m3 con rendimientos de 75 – 350 kg / m3.

Las densidades de siembra para Pangasius son de 100 – 150 peces / m3 con rendimientos de 100 -120 kg / m3.

Bajo estas condiciones de cultivo en jaulas la producción de Tilapia o Pangasius es muy similar hasta que se alcanza la capacidad de carga del sistema, una vez se sobrepasa este punto el Pangasius es más resistente a los efectos de niveles bajos de oxígeno disuelto. Alimento y Alimentación La Tilapia y el Pangasius son ambas especies con requerimientos nutricionales de bajo aporte.

Esto quiere decir que se pueden producir eficientemente con niveles reducidos de proteínas y lípidos de origen animal, particularmente sin harina y aceite de pescado.

Esta característica tiene una importancia fundamental cuando se considera la sostenibilidad de las especies acuáticas cultivadas como productores netos de proteína de mayor calidad.

Ambas especies se producen comercialmente utilizando alimentos con un contenido de 28 - 32 % de proteína, proveniente principalmente de fuentes vegetales o derivados.

 La conversión alimenticia es similar y generalmente está en el rango de 1.5 – 2.0 kg / kg de pez producido. Además, ambas especies se pueden producir utilizando “alimentos caseros” o sub-productos agrícolas y pueden utilizar la productividad natural del estanque como fuente adicional de nutrición.

Las Tilapias tienden a filtrar las bacterias y fitoplancton de la columna del agua mientras que el Pangasius consume el sedimento y detrito del estanque para obtener nutrición derivada de las bacterias y organismos que lo colonizan.

No existen estudios comparativos conocidos que determinen la producción relativa de Tilapia y Pangasius bajo condiciones equivalentes nutricionales y ambientales, por lo que no se puede indicar ninguna ventaja de una especie sobre la otra en relación a la utilización del alimento.

 Los alimentos de bajo aporte que se utilizan para ambas especies confieren una ventaja en términos de sostenibilidad y reducción de costos de alimento resultando en costos de producción menores y un producto ambientalmente más propicio para los consumidores. Calidad del Agua y Resistencia a Enfermedades En condiciones de cultivo intensivas el deterioro de la calidad del agua debido a las altas tasas de alimentación y los desperdicios generados por los peces son el principal factor limitante para la producción.

La Tilapia puede sobrevivir niveles tan bajos como 0.6 mg/L de oxígeno disuelto por periodos cortos de tiempo y niveles de 2.0 mg/L son suficientes para prevenir un estrés significativo.

Sin embargo, exposiciones crónicas a niveles de oxígeno por debajo de los 3.0 mg/L pueden comprometer la utilización del alimento y las tasas de crecimiento así como la resistencia a enfermedades. Por lo tanto, las Tilapias son dependientes del oxígeno disuelto en el agua.

 Bajo condiciones intensivas de producción los estanques son aireados para incrementar los niveles de oxígeno disuelto. Aunque el uso de aireación mecánica es efectivo puede significativamente aumentar los costos de producción.

 El Pangasius puede utilizar su vejiga natatoria modificada para absorber oxígeno directamente de la atmósfera.

Esto confiere una ventaja sobre la Tilapia y reduce o elimina la necesidad de airear los estanques.

Es interesante notar que incluso en estanques de Pangasius sembrados a altas densidades sin aireación el nivel de oxígeno disuelto no desciende a niveles críticos.

Esto es posible debido a la utilización del oxígeno atmosférico para satisfacer los requerimientos fisiológicos y metabólicos del Pangasius combinado con el consumo de la biota y materia orgánica en el suelo del estanque que normalmente también consume oxígeno disuelto.

En este sentido la presencia de Pangasius en el estanque se puede considerar como beneficiosa al potencialmente mejorar la calidad del suelo y agua del estanque, y la capacidad de carga dada su habilidad para usar oxígeno atmosférico.

Como especies tropicales la Tilapia y el Pangasius no toleran temperaturas por debajo de los 14 C por periodos de tiempo largos. Las tasas de crecimiento se reducen y la resistencia a las enfermedades disminuye.

Ninguna de las dos especies se puede recomendar para su producción comercial en áreas donde la temperatura del agua es menor a los 22 C durante periodos largos de tiempo.

 La Tilapia y el Pangasius son generalmente resistentes a las enfermedades durante la fase de engorde bajo condiciones de cultivo adecuadas.

Una calidad de agua deteriorada, manipuleo de los peces, o temperaturas bajas del agua pueden incrementar el potencial de infecciones parasíticas y/o bacterianas.

 Ambas especies, en sus estápas de alevines y juveniles, son más susceptibles a brotes de enfermedades que pueden dar pié a mortalidades importantes.

Algunas de las enfermedades comunes incluyen infestaciones de protozoos en la piel o branquias, e infecciones bacterianas como resultado del manipuleo o estrés ambiental.

 El Pangasius, al no tener escamas, es altamente susceptible al parasito protozooario Icthyopthirius multifilus cuando las temperaturas del agua permanecen en los 20 C, la temperatura preferida de este parásito.

Los Pangasius son nerviosos y tienden a exhibir niveles más altos de estrés cuando son capturados y manipuleados.

Para ninguna de las dos especies se han reportado enfermedades bacterianas o virales catastróficas.

 Impacto Ambiental Las Tilapias son nativas de Africa y están entre las especies acuícolas que más han sido introducidas por todo el mundo.

Debido a su habilidad para reproducirse en casi cualquier ambiente acuidulce han establecido poblaciones asilvestradas en la mayoría de las regiones donde se cultivan comercialmente.

 La existencia de poblaciones autosuficientes de Tilapias altera el ecosistema original que colonizaron.

Las Tilapias son omnívoras y pueden alimentarse de peces y crustáceos más pequeños, además de afectar el hábitat debido a la construcción de nidos y comportamiento territorial.

Sin embargo, las introducciones de Tilapias han sido consideradas de impacto positivo al evaluar tanto los factores socio-económicos como los ambientales.

 El Pangasius (P. hypophthalmus) es nativo de la cuenca hidrográfica del Río Mekong comprendiendo regiones de China, Laos, Camboia, Tailandia y Vietnam.

 Los Pangasius realizan una migración anual para desovar en áreas específicas río arriba y no existen reportes de que se reproduzcan naturalmente fuera de este ambiente.

Antes del uso de técnicas hormonales para inducir el desove, la colecta de alevines de Pangasius directamente del río con propósitos de cultivo se consideraba implicada en la reducción de la pesquería natural y de impactos secundarios en otras especies.

Este problema se ha resuelto con el desarrollo de las técnicas hormonales para inducir el desove y las restricciones del gobierno para regular la colecta de alevines y pesquería de animales silvestres.

 El Pangasius se ha introducido con propósitos de cultivo a través de la mayor parte del Sureste de Asia así como India y Bangladesh. No se ha introducido en el Hemisferio Oeste con la excepción de Puerto Rico y Florida, USA, donde se cultiva como especie ornamental.

En Puerto Rico experimentos de engorde, realizados desde el 2002, indican que el Pangasius se puede cultivar exitosamente en esta región tropical y que no se reproduce naturalmente en estas condiciones ambientales.

 Los Pangasius son omnívoros e ingieren detrito y sedimento para obtener nutrición directamente de la materia orgánica particulada, biomasa microbiana e invertebrados bénticos.

No se ha observado que depreden otros peces. Es probable que el Pangasius pueda contribuir a aumentar y diversificar la producción acuícola en el Hemisferio Oeste sin un impacto negativo ambiental significativo.

Esta posibilidad debe ser investigada usando protocolos apropiados para la introducción de nuevas especies para la acuacultura. Los efluentes representan otra preocupación ambiental.

Un incremento en la demanda de oxígeno, carga de nutrientes y sedimentación son algunos de los resultados potenciales de cualquier actividad comercial acuícola.

 El rápido y espectacular desarrollo de la industria acuícola del Pangasius en Vietnam ha levantado preocupaciones sobre los impactos ambientales de esta actividad a tan gran escala.

Esto ha hecho que se estén llevando a cabo esfuerzos internacionales para desarrollar e implementar guías y estándares para el cultivo comercial de Tilapia y Pangasius.

 Estos esfuerzos proveerán soluciones desde el punto de vista del manejo e ingeniería, así como tratar temas de uso de medicamentos y productos químicos, seguridad alimentaría, y sociales entre otros. Proceso y Calidad de Producto Las Tilapias se procesan como pescado entero eviscerado o en filetes.

Se remueven las escamas de los peces enteros y las pequeñas espinas sobre la caja costillar de los filetes.

 El pescado entero eviscerado usualmente rinde un 80% del peso vivo.

El rendimiento del filete es de un 33%. La carne es de color blanco con algo de color rojo sobre la línea lateral. A menudo se tratan los filetes con monóxido de carbono para mantener su apariencia de frescura en los filetes congelados.

 La Tilapia es típicamente exportada a USA entera congelada eviscerada, y en filetes sin piel congelados o frescos. La carne tiene una textura de lascas y sabor suave.

 Los filetes empanados o macerados representan los productos de Tilapia con mayor valor agregado de distribución masiva aunque productos adicionales están desarrollándose continuamente.

El Pangasius no tiene escamas ni espinas sueltas en la carne y típicamente se exporta como filete sin piel.

Los peces de tamaño grande se pueden cortar en rodajas.

 Los rendimientos están alrededor del 80% para peces enteros eviscerados y del 34% para filetes.

 El color de la carne varía y se encuentra en colores blanco, crema, amarillo o rosado dependiendo del tipo de alimento, ambiente y proceso.

Los filetes más blancos se asocian con una calidad y precios más altos, aunque existen mercados específicos para los otros colores también.

 La producción de filetes blancos está asociada con el uso de alimentos flotantes y buena calidad del agua.

Los filetes de color amarillento están asociados a una mayor dependencia de fuentes de alimento naturales.

La carne es de sabor suave con una textura de lascas medianamente firme. Existen una gran variedad de productos de valor agregado de Pangasius, particularmente para los mercados asiáticos establecidos.

 Los filetes de Pangasius provenientes de procesadores comerciales a menudo son sujetos a tratamiento con una solución de tripolifosfato de sodio (TPS) a niveles del 10-20% del peso.

Este aditivo mejora la apariencia y vida de anaquel de los filetes congelados, y también las ganancias del procesador.

El uso extendido de TPS es uno de los factores que mantienen los precios del filete de Pangasius relativamente bajos en los mercados internacionales.

 Mercados La Tilapia y el Pangasius son especies de agua dulce cultivadas que han conseguido un estatus de materia prima en los mercados internacionales de productos acuáticos.

Esto representa un gran cambio de la dependencia tradicional en las pesquerías de captura y claramente marca una tendencia a una mayor dependencia en la acuacultura a la hora de abastecer la demanda de pescados y mariscos en el futuro.

Las ventas de Tilapia en los mercados mundiales sobrepasaron los $2 billones USD en el 2008, mientras que las exportaciones de Pangasius solo de Vietnam representaron ventas por $1.2 billones USD.

El mercado más importante para la exportación de Tilapia es los Estado Unidos de América.

 Los productos de Tilapia congelados, principalmente filetes, se exportan desde Asia mientras que los filetes frescos son principalmente exportados desde Centro y Sur América.

 El mercado global para Pangasius se ha desarrollado de forma extremadamente rápida durante los últimos 10 años. Hoy en día la producción de Vietnam se exporta a más de 107 países.

 El alza de la producción en Vietnam coincidió con la firma de un tratado de libre comercio con los Estados Unidos de América. Vietnam comenzó las exportaciones de Pangasius a los Estados Unidos con el nombre de bagre.

A pesar de que de hecho el Pangasius es un bagre, el incremento en popularidad y los bajos precios del Pangasius hicieron que los productores nacionales de bagre actuaran para convencer al Congreso de los Estados Unidos a que pasaran legislación prohibiendo la venta como bagre de cualquier otra especie que no fuera del género Ictalurus.

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos pasó regulaciones adicionales estableciendo tarifas de hasta el 64% en Pangasius importado.

Esto efectivamente paró la expansión del mercado de exportación de Pangasius de Vietnam hacia los Estados Unidos.

 Irónicamente las restricciones en las importaciones de Pangasius resultaron en un aumento de las importaciones de Tilapia que actualmente sobrepasan al Pangasius en el mercado estadounidense.

 Vietnam consiguió exitosamente abrir nuevos mercados de gran importancia en Europa y Rusia donde el Pangasius sobrepasa las ventas de Tilapia.

La producción a gran escala en Vietnam así como la producción de países vecinos incluido China, ha permitido el mercadeo de filetes de Pangasius a bajos precios lo que ha contribuido a su rápido crecimiento y aceptación en los mercados mundiales.

Los incrementos recientes en los costos de producción asociados al aumento de los costos de energía y alimento han desestabilizado al sector vietnamita mientras los mercados se ajustan a precios más altos.

 Esto probablemente creará oportunidades para el desarrollo del cultivo de Pangasius en otros países, incluyendo las regiones tropicales del Hemisferio Oeste.

La producción en esta área tiene el potencial de competir en el mercado estadounidense ya que las actuales tarifas impuestas a las importaciones de Pangasius solo recaen sobre producto de Vietnam.

Resumen

El éxito económico alcanzado por la Tilapia y el Pangasius como especies de cultivo y su posicionamiento en los mercados como materias primas son indicadores de la transición del abastecimiento de productos de las pesquerías de captura tradicionales a una producción basada en una acuacultura sostenible.

 Ambas especies reflejan características deseables hacia una acuacultura apropiada y sostenible y sus productos son bien aceptados por los consumidores.

El avalúo comparativo indica que el Pangasius muestra ventajas potenciales en términos de capacidad reproductiva, resistencia a niveles de oxígeno disuelto bajos, y rendimientos de producción.

La Tilapia mantiene una ventaja basada en su amplia distribución y familiaridad entre los ejecutivos con poder de toma de decisión, investigadores, acuacultores y consumidores.

Ambas especies están adaptadas a alimentos de bajo aporte y pueden producirse con dietas basadas en granos.

El desarrollo de estándares para la acuacultura de la Tilapia y el Pangasius asistirá en definir métodos y medios para mejorar estas industrias y asegurar su sostenibilidad en el futuro.

La Tilapia y el Pangasius ocupan nichos similares de mercado como peces blancos de agua dulce cultivados pero hasta el momento han tenido poca competencia directa en los mercados.

Las proyecciones actuales indican una tendencia continuada a incrementar la producción de ambas especies.

En conclusión, no todos los aspectos de un avalúo comparativo entre la Tilapia y el Pangasius pueden ser claramente tratados en este momento.

Se necesita realizar investigación para clarificar y definir estas comparaciones en una forma más cuantitativa así como establecer parámetros de producción sostenibles para estas dos especies acuícolas de importancia global.

Michael V. McGee, PhD Caribe Fisheries Inc. Lajas, Puerto Rico
 y Mario Velasco, PhD MARNETEC S.L. Barcelona, Spain


contador gratis
© 2014 MUNDO DEL PEZ PANGASIUS

96612